Cada persona tiene sus propias aficiones, y hay quienes se dedican al coleccionismo de motos antiguas. Dicen que se trata de gente muy especial, ya que los precios suelen ser elevados, y si nos dedicamos a la restauración, puede llevarnos meses conseguir una pieza. Te contamos algunos datos importantes.

La pasión por las motos antiguas

Desde que llegaron las primeras al mercado hasta hoy, las motos han evolucionado en gran medida. Además, debido también a la evolución de los elementos de seguridad y la aplicación de la tecnología, se han vuelto mucho más sofisticadas que lo que eran las motos antiguas de antaño.

Quienes mantienen esa nostalgia por las motos antiguas, y si cuentan con los recursos suficientes, pueden terminar convirtiéndose en coleccionistas de estas. No obstante, hay que decir que se trata de una afición al alcance de unos pocos.

Cuando alguna pieza se rompe, comienza la odisea de encontrar a otro coleccionista de motos antiguas o a tiendas especializadas en estas. La búsqueda no solo se limita a nuestras fronteras, sino que muchas veces debemos ir más allá de estas para poder localizar lo que estamos buscando.

Pero no solo se trata de la pieza, también hay que llevar a cabo la reparación. Por este motivo, quienes coleccionan motos antiguas suelen ser personas que disfrutan reparando estos vehículos y que además cuentan con los conocimientos para ello.

Debido a la dificultad para encontrar algunas piezas, no son pocas las que deben reemplazarse por otras nuevas. Sin embargo, esto puede hacer que muchas de estas motos antiguas pierdan el valor que tenían.

Cuáles son algunas de las motos antiguas más valoradas

Indian Sport Scout

Considerada como la primera superbike de América, se hizo con muchas victorias en su categoría desde 1934. Tras la victoria de Rody Rodenberg en la carrera 200 Millas de Jacksonville, en Florida, se convirtió en la favorita de numerosos pilotos. Se trataba de un modelo muy polivalente, que podía utilizarse tanto para las carreras de velocidad como para las subidas en cuesta o los dirt track.

Benello Sei

Esta serie de motos antiguas fueron fabricadas por Benelli en los años 70. Se diseñaron dos modelos, la 750 cc y la 900 cc. La 750 fue la primera motocicleta que contaba con un motor de seis cilindros. Presentaba un diseño anguloso que suponía una revolución frente a las tradicionales formas redondeadas. Su motor estaba inspirado en la Honda CB500.

Moto Guzzi V8

Otra de las motos antiguas más preciadas en la moto GP es la Guzzi V8; considerada una de las grandes leyendas de todos los tiempos. Fue fabricada por un equipo de doce personas en un pequeño taller de la fábrica de Moto Guzzi, y únicamente existen seis modelos. Con un motor ligero de 45 kg y un peso total de 135 kg, lograba alcanzar los 285 km/h.

Motos Derbi

La marca Derbi comenzó su andadura en España en 1949. De esta marca son algunas de las motos antiguas más buscadas por los coleccionistas. Uno de los modelos más destacados es la Antorcha 49, que comenzó a fabricarse allá por 1965 y cesó en 1980. Puesto que el número de ejemplares no es muy elevado, es una de las más valoradas.

Coleccionar motos antiguas es una pasión tan grande como la propia conducción de motocicletas. Si puedes permitírtelo y cuentas con la paciencia suficiente, ¡adelante!