¿Cómo hacer la puesta a punto de mi moto? | 6 factores a revisar

¿Cómo hacer la puesta a punto de mi moto? | 6 Factores a revisar

2 junio, 2020

Si cuando llega el invierno es conveniente tener la moto preparada para un clima más duro, cuando se acerca el buen tiempo también debemos hacer una puesta a punto. Además, teniendo en cuenta el confinamiento, además de seguir nuestros consejos para la primera ruta, debemos revisar diversas partes de la moto.

6 factores para la puesta a punto de la moto

Limpieza de la moto

Aunque la limpieza no forme parte de la mecánica, es fundamental en la puesta a punto de una moto. Las condiciones en las que ha estado guardada y el tiempo afectarán a la cantidad de suciedad acumulada. Además de afectar al funcionamiento de sus partes, también podemos encontrarnos con fugas. Por lo tanto, el primer paso en la revisión es limpiarla en profundidad.

Presión de los neumáticos

Los neumáticos son una de las partes de la moto que siempre necesitan una puesta a punto. Tanto si se encuentra parada durante mucho tiempo como si circulamos con frecuencia, las gomas se van degradando y pueden presentar grietas o deformaciones por el simple paso del tiempo. Además, las consecuencias de una presión inadecuada y el desgaste pueden ser determinantes para requerir un cambio de neumáticos. Como recomendación, si no vamos a usar la moto, se recomienda dejarla en caballete para que aquellos no toquen el suelo.

Aceite y líquido de frenos

Mientras no haya pérdidas, el nivel no debería experimentar grandes cambios. Sin embargo, el estado y la viscosidad sí se ven afectados con el tiempo. Se recomienda cambiar el aceite una vez al año, pero todo depende también de los kilómetros que realicemos y del estado de la moto.

Además del aceite, el líquido de frenos también es vital para la puesta a punto de la moto. Para verificar su estado podemos comprobar al tacto su textura. Cuando se ha vuelto esponjoso nos indica que necesita un cambio. Hay que recordar que ambos juegan un papel importante en nuestra seguridad durante la conducción, ya que afectan al motor y al sistema de frenado. Otro líquido a tener en cuenta es el anticongelante.

La batería

La batería es uno de los elementos de un vehículo que no solemos tener en cuenta en la puesta a punto, ya que solo nos acordamos de ellos cuando se averían. Existen cargadores que además de cargarla, analizan su estado y son capaces de autorregularse para recuperar la batería si ha tenido algún problema. Si es antigua y la moto ha estado mucho tiempo parada o si vemos que le cuesta arrancar quizás conviene una revisión en el taller.

Suspensiones

Las suspensiones suelen relacionarse con el movimiento y la conducción, pero insistimos en que cuando la moto se encuentra parada un tiempo, todos sus mecanismos se ven afectados. La horquilla y sus retenes son una de las piezas que pueden resecarse. Al comenzar a funcionar pueden impulsar la suciedad hacia dentro y crear una salida para el aceite.

Arranque de la moto

Si ya hemos revisado todos los puntos anteriores, ya podemos arrancar nuestra moto y comprobar el sonido y las posibles fugas. De estar todo bien, conviene dar una vuelta con tranquilidad dejando que aumente la temperatura y observando su respuesta. Verifica que no se calienta más de la cuenta, que no hay vibraciones y que no hay marcas en el lugar donde la teníamos aparcada.

Y con todo revisado, tu moto ya está lista para continuar recorriendo kilómetros. Síguenos en las redes sociales y no te pierdas ninguna noticia.