¿Frenos de disco o frenos de tambor? | Frenado de tu moto

¿Frenos de disco o frenos de tambor? | Frenado de tu moto

6 marzo, 2020

Conocer el funcionamiento de nuestra motocicleta nos ayuda a ser conscientes de la importancia de cada parte y la manera en que influyen en la seguridad. ¿Sabías que existen dos sistemas de frenado diferentes? Te explicamos lo que son los frenos de disco y los de tambor?

Qué son los frenos de disco

Los frenos de disco se desarrollaron en el Reino Unido allá por 1890. No obstante, pasaron algunas décadas hasta que finalmente adquirieron popularidad. En sus inicios, se utilizaban en el mundo de la competición, ya que se necesitan sistemas que respondiesen a las altas exigencias de las carreras.

Puesto que los discos ofrecían un buen rendimiento, comenzaron ser parte de las motocicletas comerciales. En concreto, se suele ubicar en la rueda delantera, y el sistema de frenos de tambor en la trasera. Hoy en día, la elección de uno u otro responde al precio, el tamaño y las prestaciones de la motocicleta.

El funcionamiento de los frenos de disco es más sencillo que los de tambor. Se trata de un disco metálico que se fija a la rueda; de este modo giran al mismo tiempo. Sobre este disco se coloca una pinza, que es donde se ubican las pastillas, o lo que es lo mismo, una placa de metal que se recubre de un material especial con la capacidad de detener la marcha.

Cuando ambas se cierran de cara al disco, este se detiene. El cierre en los frenos de disco se debe a los pistones, que son los que reciben la presión de la maneta de freno o del pedal. También incluyen una bomba con líquido que recorre los latiguillos.

Los frenos de tambor

Los frenos de tambor son obra de Louis Renault, en 1902. Es esta época las zapatas eran dirigidas de forma mecánica, hasta que tres décadas más tarde se añadió el sistema hidráulico con un aceite específico. Quizás puede parecer que se trata de un sistema más complejo, pero en realidad su sencillez es mayor que en los frenos de disco.

La estructura de estos consta de un cubo con una rueda y dos zapatas en el interior y en paralelo con respecto a las paredes. Mediante una leva excéntrica, dichas zapatas se empujan hacia el cubo. En la actualidad se sirven de un eje sobre el que se monta la leva. Para frenar, se conecta un cable con la maneta o con el pedal.

Y qué hay de sus diferencias

Las diferencias principales que encontramos entre los frenos de disco y los de tambor son la resistencia y la capacidad para expulsar el calor. Para este último aspecto los de disco resultan más eficaces. Se trata de un elemento de gran relevancia, ya que debido a la fricción de los componentes la temperatura se eleva considerablemente y puede afectar a la frenada.

Además de este punto, hay que destacar el precio, siendo más elevado el de los frenos de disco. Para compensar, se colocan estos en la rueda delantera, mientras que la trasera, con menores exigencias, lleva el de tambor.

Sea cual sea el que utilicemos, lo importante será realizar un buen mantenimiento del sistema de frenos. Puesto que son uno de los elementos más importantes dentro de la seguridad, no debemos descuidarlos.