Amortiguador de dirección: ¿Para qué sirve y en qué casos es útil?

Amortiguador de direcciónPara qué sirve y en qué casos es útil

2 abril, 2020

El amortiguador de dirección es un elemento que contribuye a aumentar la seguridad mientras se conduce. Al reducir los desplazamientos laterales de la dirección es esencial en la conducción deportiva. Pero, ¿conoces cuál es su funcionamiento?

Qué es el amortiguador de dirección

También conocido como estabilizador de dirección, es una pieza que muchas motos traen ya instalada de fábrica. Su aspecto se asemeja en gran medida al de un brazo hidráulico, aunque su manera de trabajar no es la misma.

Su función es la de administrar todas las fuerzas que actúan sobre la parte delantera de nuestra moto. De esta forma, cuando se producen movimientos involuntarios o giros bruscos, los absorbe y/o mitiga para evitar que pueda producirse una caída al perder el control de la propia moto.

Al instalarse, el amortiguador de dirección aumenta la estabilidad de esta última mientras se conduce. Además, cuando se alcanzan velocidades elevadas, se reducen los movimientos bruscos en el manillar. Algo de especial importancia en la entrada y la salida de las curvas a gran velocidad.

Para que resulte más gráfico el funcionamiento de un amortiguador de dirección podemos imaginarnos que vamos circulando y golpeamos algo que hace que la rueda delantera se desvíe. O también que al acelerar con rapidez la rueda trasera pierda temporalmente contacto con el suelo, y al descender de nuevo no lo haga del todo recta.

En ambas situaciones, la fuerza de la inercia puede hacer que la dirección se vaya al lado contrario de manera repentina. Cuando esto pasa, el manillar se va de un lado a otro, ocasionando inestabilidad que puede terminar en una caída. Gracias al amortiguador de dirección esto se evita y se mantiene la seguridad en todo momento.

Tipos de amortiguadores

Puede distinguirse entre diferentes tipos de estabilizadores, pero los principales son dos: los lineales y los rotativos o giratorios. Los primeros consisten en un pistón que se ubica en el puente del manillar, concretamente entre las barras que lleva la horquilla. Se desliza con aceite hidráulico o también de nitrógeno.

En el caso de los segundos, los rotativos, van colocados en el vástago de la dirección, aunque le funcionamiento es similar a los anteriores. También es posible encontrarlos en la parte inferior de la horquilla. Antiguamente se empleaban pilas de discos con fricción, pero hoy en día han dado paso a los hidráulicos o los de nitrógeno a presión.

Por otra parte, los amortiguadores pueden ajustarse modificando el grado de dureza. Estas variaciones responden a las necesidades cambiantes de cada tipo de conducción, así como del modelo de moto.

No obstante, hay que tener en cuenta que el amortiguador de moto está especialmente indicado cuando se conduce a gran velocidad. De aquí que las motos deportivas y de competición siempre lo lleven.

Cuando se utilizan a baja velocidad, pueden dificultar la conducción, al incrementarse la resistencia en el manillar y en la horquilla. Sin embargo, una vez que se aumenta la velocidad, esta desaparece y se pasa a apreciar la mejora en la estabilidad de la dirección.

¿Lleva tu moto instalado un amortiguador de dirección o aún no conoces sus ventajas? Recuerda que puedes seguirnos en las redes sociales y estar al tanto de las novedades sobre motos.