¿Son legales los intercomunicadores para motos? Evita multas

¿Son legales los intercomunicadores para motos? Evita multas

10 noviembre, 2019

Una de las prácticas más comunes cuando se tiene una motocicleta es la de las salidas en grupo. Sin embargo, a diferencia de viajar en coche, la comunicación se vuelve más difícil por el uso del casco. La solución a este inconveniente son los intercomunicadores para motos. Pero, ¿son todos legales?

Qué son los intercomunicadores para motos

Los intercomunicadores para motos son un dispositivo electrónico que consta de un micrófono y unos altavoces. Ambos van instalados en el casco e incluso podemos encontrar algunos modelos en los que van integrados en él.

La función que tienen es la de permitir diferentes tipos de comunicación. Además de hablar con nuestro pasajero u otros motoristas con los que hemos hecho una salida, también es posible recibir y hacer llamadas telefónicas o escuchar música y la radio. Los modelos más avanzados permiten incluso grabar vídeos.

De acuerdo con el Código de Circulación, la utilización de cascos o auriculares que se conecten a receptores y otros reproductores de sonido están prohibidos salvo que se trate de las pruebas de aptitud para el carné de conducir. Asimismo, se prohíbe el uso de dispositivos móviles salvo cuando puedan utilizarse sin implicar las manos o actuar como auriculares.

Pero entonces, ¿son legales o no los intercomunicadores para motos? La problemática con la que nos encontramos es que la ley es bastante ambigua. No nos queda completamente claro si este dispositivo tiene la consideración de un auricular o si funciona como tal, por lo que siempre existe el riesgo de que podamos ser multados. Es más, para la mayoría de los agentes, cualquier tipo solo puede usarse por la policía o por los examinadores.

Cuándo podemos utilizar un intercomunicador

Desobedecer la normativa del reglamento puede implicar multas entre los 150€ y los 200€. No obstante, en el caso de que seamos sancionados por llevarlos, existe la posibilidad de recurrirla para que quede anulada. Además, por suerte, la jurisprudencia suele estar de parte de moteros y moteras. Pero, ¿cuándo es posible hacerlo?

Si los intercomunicadores para motos van integrados o instalados en el propio casco tendrán la consideración de altavoces, tal y como los que van instalados en un coche. Puesto que estos no limitan ni reducen la audición de las señales acústicas que provengan del exterior, no suponen un peligro. Esto significa que si nos han puesto una multa y utilizábamos este tipo de intercomunicadores para motos, podremos recurrirla.

Aún así, la ley resulta bastante ambigua y los agentes de tráfico suelen considerarlos ilegales. Pero al recurrir, el fallo suele ser a favor de los motoristas. Lo único que podemos hacer es buscar intercomunicadores para motos que se ajusten lo máximo posible a las características descritas. Un ejemplo son aquellos que son planos y que se integran en el interior, quedando claro que no son auriculares.

Esperamos que con esta aclaración se hayan disipado tus dudas con respecto a los intercomunicadores para motos. Pero un consejo, antes de discutir con un agente, es preferible recurrir aportando las pruebas necesarias.