Instalar puños calefactables aumenta tu confort en carretera

Instalar puños calefactables aumenta tu confort en carretera

9 enero, 2020

Durante los meses que dura el invierno, todas las medidas que se puedan tomar para resguardarnos del frío son bienvenidas. Aunque existen guantes específicos para el invierno, hoy queremos hablarte de la posibilidad de instalar puños calefactables; una forma efectiva de mantener las manos abrigadas.

Qué son los puños calefactables

Las manos son una de las zonas más delicadas del cuerpo y que más sufren con la bajada de las temperaturas. Dado que son las encargadas de llevar el control de la motocicleta, debemos mantenerlas abrigadas siempre para evitar que el frío reduzca la movilidad. De suceder esto, correríamos el riesgo de sufrir un accidente al no poder maniobrar con normalidad.

En el mercado podemos encontrar diferentes alternativas para resguardarnos del frío. Por ejemplo, los guantes de invierno, especialmente diseñados para la lluvia y las bajas temperaturas, o también las manoplas y los cubrepuños. Este último sistema es muy eficaz, ya que logra cubrir por completo la mano. Sin embargo, pueden implicar un riesgo cuando debemos quitar las manos del manillar.

Para evitar riesgos innecesarios, existe la posibilidad de instalar puños calefactables. Cada vez más modelos de motos optan por esta alternativa y los llevan instalados de serie. Pero si este no es nuestro caso, también es posible colocarlos.

Los puños calefactables son un dispositivo que mediante la energía eléctrica de la batería, logran generar una corriente en la zona del puño. Este calor se transmite a la mano de la persona conductora evitando que se vea afectada por el frío y el viento.

Para su colocación, podemos hacerlo nosotros mismos o bien llevar la moto a un taller. Es necesario manipular el circuito eléctrico, por lo que si no tienes del todo claro el funcionamiento de este, lo más recomendable es que los instale nuestro mecánico de confianza.

Eso sí, si tienes las manos pequeñas, debes tener en cuenta que los puños calefactables tienen un tamaño ligeramente mayor que los tradicionales. Así que es posible que te resulte incómodo circular con ellos. Para evitar sorpresas, pruébalos en una tienda antes de decantarte por ellos.

Cómo instalar puños calefactables

Si quieres colocar los puños calefactables por tu cuenta, aquí te dejamos los pasos que debes seguir. Suelen llevar un conmutador de encendido y de apagado, así como varias opciones de intensidad de calor. Se recomienda colocar un relé de corte en la línea de la electricidad, de manera que solo se active con el contacto puesto.

– Retira el asiento, la placa de la batería y desconéctala. Retira también los tornillos de los polos y conectamos estos últimos, para volver a apretar los tornillos y colocar la placa. Por seguridad, se recomienda también desconectar el conducto de la gasolina y quitar el depósito, preferiblemente cuando esté vacío, así como los contrapesos.

– Lleva el cableado hasta la parte de delante de la moto. Evita que roce, que se pince o que dificulte el giro del manillar. Puedes utilizar bridas para fijarlo. Coloca de nuevo el depósito.

Retira los puños de tu moto. Es más sencillo con aire comprimido, pero podemos usar un destornillador plano.

Fija el interruptor y centralita en un lugar cómodo para poder regular la temperatura mientras conducimos. Podemos pegarlo o anclarlo en el soporte que trae. A continuación instalamos los puños calefactables con pegamento procurando que no nos molesten para accionar los mandos. Ten en cuenta que el de gas, el más grande, va a la derecha. Por último, conéctalos a la batería y revisa que no rocen con nada.

¡Y de esta forma tan sencilla tendremos listos nuestros puños calefactables y podremos decirle adiós al frío en las manos!