Mantener a nuestra motocicleta en buen estado es fundamental para que ruede en buenas condiciones y poder alargar su vida. Pero también para que nos transmita seguridad a la hora de circular. Si eres principiante, te contamos los puntos básicos del funcionamiento de una moto para que puedas entender su mecánica.

Qué tener en cuenta en el funcionamiento de una moto

Internet está lleno de artículos y de tutoriales que nos explican desde cómo cambiar una bombilla hasta cómo construir un mueble. Por lo tanto, el desconocimiento ya no es motivo para tener descuidada a nuestra motocicleta. Con las sencillas pautas de mecánica que te dejamos a continuación, sabrás qué es lo importante en el funcionamiento de una moto.

Mantén la moto limpia

Aunque no se trata de nada técnico, la limpieza afecta al funcionamiento de una moto. Más allá de la estética, la acumulación de partículas de polvo, barro y suciedad en general aceleran el proceso de corrosión. Además de ello, dificultan la valoración de las piezas en el caso de que se produzca una avería. Si quieres que tu moto siga rodando sin problemas, mantenla siempre limpia.

Presta atención a los neumáticos

Mientras no se pinchen o se encuentren visiblemente desinflados, tendemos a hacerles demasiado caso. Sin embargo, el estado de los neumáticos afecta al funcionamiento de una moto. No solo se trata de un elemento de seguridad, sino que también una presión inadecuada o un desgaste irregular aumentan el nivel de consumo de combustible.

La presión será la que marque el fabricante. En lo que respecta al desgaste del dibujo, cuando es superior a los 1,6 mm habrá que cambiarlos por otros nuevos. De no hacerlo, disminuye el agarre al asfalto y la tracción.

Engrasa la cadena con frecuencia

Además de la limpieza, la cadena debe estar tensa y bien engrasada. Cada 750 kilómetros aproximadamente debemos limpiarla y luego engrasarla de nuevo. Si nos saltamos el primer paso estaremos mezclando grasa y suciedad, y repercutirá negativamente en el funcionamiento de una moto. Durante la época de lluvias se recomienda bajar a los 500 kilómetros.

Para el tensado, al mover la cadena hacia arriba o hacia abajo, el desplazamiento no debería ser mayor a los dos centímetros. Si necesitamos tensarla, suele bastar con aflojar el eje y retrasar unos milímetros la llanta. Recuerda hacerlo con la moto parada.

Revisa los líquidos

El aceite es el lubricante que el motor necesita, así que debe estar en los niveles adecuados. Asegúrate de que ni hay exceso ni carencia, ya que ambos por igual pueden causar problemas a la moto. Revisa también el líquido de los frenos, así como las pastillas; ambos son los principales causantes de los fallos en el sistema de frenado.

No olvides las bujías

Las bujías son las responsables del encendido de la moto, al producir la mezcla del aire con el combustible. Además, eliminan el calor que se origina en la cámara por la combustión. Es, así, imprescindible para el funcionamiento de una moto. Por lo general, su vida ronda los 25.000 km, pero esta cifra puede variar en función del uso del motor o del modelo que tengamos.

Si no descuidas estos puntos del funcionamiento de una moto, estarás haciéndole un favor a ella y también a tu bolsillo. Y recuerda que si no tienes claro cómo arreglar o cambiar algo, siempre puedes acudir a tu taller de confianza.