moto de berta doria, escoger la primera moto

Berta Doria 2009

Escoger la primera moto puede ser una tarea muy sencilla o convertirse en una odisea. Todo depende de si elegimos con la cabeza, o con el corazón. Créeme si te digo que si lo que manda es el corazón, es muchísimo más fácil.

Así que como lo difícil es escoger la primera moto pensando con la cabeza, te voy a dar 5 trucos que te ayudarán a encontrar a tu media naranja más compatible.

5 claves para escoger la primera moto:

➡️ 1 Uso que vas a dar a la moto

El uso que vayas a dar a la moto es, quizás, la clave más importante. Muchas veces adoras un tipo de moto que no es para nada práctico. En mi caso, por ejemplo, me encantan las motos deportivas. Siempre digo que cuantas más R tiene, más me gusta. Si me quisiera comprar una moto para usarla para todo, sería absurdo comprar una moto deportiva, ya que vivo en Barcelona ciudad y me muevo cada día en moto.

Lo lógico es que pienses en qué vas a hacer con la moto. ¿Solo ciudad? ¿carretera? Quizás tengas ya un scooter para ciudad y puedas tener una solo para carretera.

Esta clave la tienes que meditar muy bien. La moto que te compres será tu compañera para los próximos años. Y no sería la primera vez que veo gente vendiéndose una moto nueva de trinca por no poder usarla para cada día.

 

➡️ 2 Capacidad económica

Qué maravilloso sería el mundo si no tuvieras que pensar en el dinero. Si fuese así, posiblemente te estarías riendo de estos consejos. Tendrías un scooter para moverte por ciudad. La moto de carretera. Otra para circuito. Posiblemente tendrías una de enduro, trial, otra para viajar… Si me preguntas a mi… tendría muchas. Pero muchas muchas.

Pero lo normal es tener una capacidad económica, digamos… limitada. Así que debes tener muy claro qué presupuesto tienes.

Y no me hagas líos y en ese presupuesto mete la equipación mínima necesaria. Mal que te pese, es importante y la necesitas. Te juegas la vida. Si no tienes nada de nada, por unos 800€ puedes tener el kit completo (casco, traje completo, guantes, botas y espaldera) de una calidad decente.

Sabiendo el uso que vas a dar a la moto y la capacidad económica que tienes ya puedes hacer La Lista.

La Lista debe contener todas aquellas motos que cumplen los dos requisitos y que por tanto son candidatas. Debes revisar todas las marcas que hay en el mercado y que están disponibles en tu país. No todas las motos que se fabrican en el mundo se venden en todas partes. Lo ideal es empezar por analizar internet a fondo (además es más fácil y cómodo). Da igual si buscas una moto nueva o de segunda mano.

Si buscas una moto nueva puedes analizar todas las webs de las marcas y si buscas una de segunda mano, en los portales de compra-venta hay muchísimas.

 

➡️ 3 Habilidad y experiencia

Este punto y el siguiente que te daré son parecidos, aunque tienen matices. Puede ser que cumplas el primero pero no el segundo. Más difícil es que cumplas el segundo y no el primero. Sea como sea, te los separo para que te los pueda explicar mejor.

Siempre defenderé que todos, o prácticamente todos, podemos llevar la moto que queramos, aunque no tengamos habilidad o experiencia. Es, como digo siempre, cuestión de tacto y práctica. Por tanto, el que tengas más o menos experiencia y habilidad, no debería ser un impedimento para escoger la primera moto.

Pero, como en este caso, te estoy enseñando a pensar con cabeza, y eso implica hacer las cosas fáciles y razonadamente, lo deberás tener en cuenta en tu lista de candidatas.

Hay motos más fáciles de llevar que otras. Algunas tienen poco peso y son muy manejables. Otras son más toscas, pesadas o tienen una potencia que abruma hasta al más experimentado.

Si eres una persona sin habilidad o sin experiencia, debes tenerlo en cuenta. No te digo que taches de la lista los modelos más potentes. Te digo que lo tengas en cuenta. Debes saber qué estás comprando. Si una moto dócil y suave o una bestia parda.

Por ejemplo, si quieres como primera moto una KTM Super Duke 1290 y tu experiencia es ninguna o mínima, te diré que quizás no es la mejor opción. ¡Entre otras cosas porque tiene una leche que asusta! Es tan bestial, que hay que tener cuidado. ¡Ya lo dice su lema! Ready to Race.

Puntualizo: te hablo de escoger la primera moto sin saber qué tipo de carnet tienes. Y si solo tienes el A2 o ya tienes el A. Porque podrías haberte sacado el A sin hacer prácticamente ningún kilómetro (fue mi caso).

 

➡️ 4 Miedo o adversidad al riesgo

Si tienes miedo (que no pasa nada, y se va superando) o quieres simplemente ir despacio y progresivamente, deberás tachar de la lista los modelos más potentes. Y no pasa nada. Cada uno debe aprender a su ritmo y a su manera.

Si eres una persona prudente que prefiere ir pasito a pasito y sintiéndose cómoda con la moto desde el primer día, hay muchísimas motos de baja y media cilindrada que funcionan estupendamente. Sin ir más lejos, hace unas semanas publiqué la prueba de la Yamaha MT125 y la Yamaha YZF R125. Dos motos de pequeña cilindrada que me dejaron encantada. Si fuese una persona que al escoger la primera moto quisiera una 125cc, tendría en la cabeza de la lista a estas dos.

Por tanto, si tienes miedo o si simplemente quieres ir despacio, está bien. En tu lista deberás añadir solo las de pequeña y media cilindrada más dóciles y fáciles de manjar. Una moto con la que sentirte bien y que te ayude a ir menorando a tu ritmo.

Si tienes miedo a ir en moto, puede que este vídeo te ayude 😊

➡️ 5 El corazón

Dejarte llevar por completo con el corazón te va a llevar inevitablemente a comprarte una moto más cara de lo que habías pensado y/o planificado y posiblemente, no tan útil como debería. Pero, que uses la cabeza y el raciocinio, que para eso Dios no lo ha dado, no quiere decir, que optimicemos al máximo los recursos y utilidades. Un poquito de corazón también es necesario. Al final, las motos son pasión pura. Si no, iríamos todos en coche que es más cómodo y práctico, pero infinitamente menos divertido.

Una pequeñita dosis de corazón hará que elimines de la lista aquellas motos que no te acaban de encajar o que no te gustan.

El objetivo es que reduzcas la lista a las mínimas posibilidades. Escoger la primera moto debe ser la pugna entre dos o tres modelos diferentes.

De la selección, puedes leer comentarios, analizar y comparar las fichas técnicas, e incluso ver sus precios de mercado de segunda mano, por si en un futuro la quieres vender.

Lo ideal sería que las pudieras probar. Si estás mirando una moto nueva es más fácil, porque prácticamente todas las marcas tienen unidades de prueba. Y si no, al menos puedes ir al concesionario a verla, subirte y sentir lo que la moto te transmite.

Si es de segunda mano, puedes acercarte a concesionarios que tengan un gran parque de motos y mirar si tiene alguna de tu lista para verte con ella.

Cuando encuentres a la adecuada, lo sabrás. Es una sensación extraña, pero el corazón no bombea igual y se altera un poco. De tu lista, siempre habrá alguna que sea la que hace que tu corazón se mueva un poco más. Esa es la adecuada.

berta doria con su moto 2019, escoger la primera moto

Escoger la primera moto es toda una vivencia. Disfrútala, siéntala y vívela intensamente. La recordarás el resto de tu vida.