Aunque hay averías que se producen sin previo aviso, en la mayoría de las ocasiones nuestra motocicleta nos informa con cierto tiempo de que algo no va del todo bien. Por si no tienes los conocimientos necesarios, te dejamos los ruidos de moto más comunes y su significado. ¡No los dejes pasar!

Los ruidos de moto que requieren nuestra atención

Existen algunos ruidos de moto que son normales y que no deben preocuparnos. Estos pueden ser el sonido de unas pastillas de freno nuevas, el ruido tradicional del motor o el del tubo de escape cuando cambiamos marchas con brusquedad.

Sin embargo, existen otros ruidos de moto que necesitan que le dediquemos un poco de tiempo al mantenimiento. A continuación te dejamos los cinco más comunes para que los tengas en cuenta si los escuchas.

Castañeo del motor en frío

Algunas veces sucede que cuando el motor está aún en frío, emite una cierto castañeo, que se detiene cuando aumenta su temperatura. ¿A qué se debe este sonido? Se trata de uno de los ruidos de moto que emiten los motores que cuentan ya con bastantes kilómetros.

Aunque no significa que vaya a romperse inmediatamente, sí que nos indica que revisemos el reglaje de las válvulas, la cadena de distribución y el tensor, o la correa. Lo más indicado para no arriesgar la vida de nuestra motocicleta es acudir al taller lo antes posible. Las averías de motor pueden salirnos muy caras.

Sonido de muelles en los amortiguadores

El desgaste por el uso y el paso del tiempo es inevitable. Y otro de los ruidos de moto que podemos escuchar es el de unos muelles en el amortiguador de atrás. Los tacos de goma del anclaje y las partes móviles pueden haber pedido grasa. Por suerte se trata de un arreglo sencillo, pero no conviene esperar a llevarnos un susto al producirse la avería.

Ruido intenso y aumento de revoluciones

Otro de los ruidos de moto preocupantes son los que emiten cuando aceleramos y las revoluciones suben, pero sin embargo la velocidad se mantiene constante. El motivo por el que se produce es el cable del embrague, que está muy tenso. Podemos regularlo en la maneta y en la leva del motor. Otra razón es el desgaste de los discos que lleva el embrague, y que nos obliga a acudir a un taller.

Sonido del escape muy grave

Hay quienes disfrutan haciendo sonar el tubo de escape, pero no siempre es un buen indicador. Este tipo de ruidos de moto se deben a roturas en las soldaduras o en la superficie del tubo. La pista para saber que se trata de este problema es que debe sonar a moto de carreras. Necesitaremos soldar el tubo para solucionarlo.

Chirrido en las ruedas

Los ruidos de moto metálicos resultan muy desagradables, pero son más frecuentes de lo que pensamos. Cuando escuchemos un chirrido proveniente de los neumáticos, lo más probable es que debamos cambiar los discos y las pastillas de freno. El desgaste avanzado de estas acaba arañando el disco, por lo que hay que cambiar ambos. Tanto los años como un mantenimiento poco constante nos llevan a este tipo de reparaciones.

Ahora ya lo sabes, si escuchas estos ruidos de moto, no los dejes pasar y acude lo antes posible a u taller de confianza. ¡Un arreglo a tiempo es siempre más económico que una avería!