Llega el verano y, para no pasar calor, nos apetece despojarnos de la mayoría de nuestra ropa. Esta idea es adecuada cuando se trata de la playa o de las terrazas, pero no para ir en moto. Conducir en verano no debe suponer una renuncia a nuestra seguridad, así que te damos algunos consejos.

Cómo podemos conducir en verano

El verano es probablemente la mejor época para salir en moto. Decimos adiós a los fuertes y cortantes vientos del invierno, no hay riesgo de lluvia y podemos aprovechar los desplazamientos en moto para visitar playas o parajes de los que disfrutar al aire libre.

Para no pasar calor, solemos olvidarnos de las medidas de seguridad pasiva que hacen referencia al vestuario. Así, vemos por las carreteras motoristas con bermudas o shorts, camisetas de manga corta o de tirantes e incluso chanclas.

En el otro extremo encontramos a quienes no abandonan todo su kit de ropa invernal ni cuando las temperaturas alcanzan sus máximas. Un golpe de calor al volante también puede poner en riesgo nuestra vida.

Como decíamos en nuestro artículo para evitar accidentes en la carretera, la finalidad de la vestimenta es proteger nuestra piel. Así, para conducir en verano, conviene adaptar las prendas de ropa a la estación sin renunciar a la seguridad.

Cascos con ventilación

En el mercado podemos encontrar una enorme variedad de cascos para el verano. Estos cuentan con una sistema de ventilación a base de rejillas de apertura móvil en su parte superior. De esta manera, se permite que el calor que se acumula en la cabeza pueda salir hacia el exterior.

Si no quieres optar por comprar dos cascos, puedes elegir los integrales que traen orificios para que circule el aire. También encontramos algunos con una apertura en la mentonera de gran tamaño o los multimodulares, que son adaptables.

Chaquetas ventiladas

Las chaquetas son probablemente la prenda que resulta más aparatosa e incómoda para conducir en verano. Sin embargo, junto al casco, es fundamental en cuestiones de seguridad, ya que evita daños en caso de caída.

Para la temporada de calor podemos utilizar aquellas que traen paneles de rejilla y aberturas a base de cremalleras. De este modo, el aire fluye mejor al tiempo que conservamos las protecciones y el tejido para evitar las abrasiones.

Guantes con protección

Conducir en verano no tiene únicamente el inconveniente de pasar calor o bien ir desprotegidos en cuanto al vestuario. Además, debemos tener en cuenta las quemaduras por exposición al sol. Por ello, conviene también proteger nuestras manos.

Si sudamos en exceso con los guantes de invierno, existen otros más finos de verano que traen protecciones en los nudillos y en las palmas y están hechos con una rejilla que permite que circule el aire.

En cuanto a los pantalones, se recomienda también llevar algún tipo de protección en las rodillas. El tejido debe ser también transpirable para no pasar calor. Puedes consultar nuestra tienda online para conseguir toda tu equipación de verano.

Calzado adecuado

Por último, y no nos cansaremos de repetirlo, ¡no circules con chanclas! Cualquier tipo de calzado cómodo, aunque no sea específico para circular en moto, será más adecuado que ellas. Conducir en verano no debe implicar olvidarnos de nuestra seguridad.