Hay muchas cosas que aprender sobre reparación de motos para afrontar los problemas que surgen. Hay muchos problemas que son pequeños y que podemos atajar nosotras mismas si tenemos tiempo y ganas. Para cosas más graves siempre quedará el taller de confianza. Pero si te gusta trastear con tu moto y no tienes problemas en mancharte las manos, puedes enterarte de qué hacer si te fallan el regulador y el catalizador.

Reparación de motos: el regulador

El regulador es una parte importantísima de la moto. Más que repararse, uno debe asegurarse de que funciona correctamente y mantenerla. En caso de estropearse del todo, probablemente te deje tirada y tengas que llamar a la grúa y cambiarla por completo. Pero nunca hay que olvidar que un mantenimiento es como una reparación de motos. Solo que más temprana y menos grave. Hay ciertos síntomas que avisan de que el regulador no funciona todo lo bien que debería. Entre ellos están:

  • Las luces de la moto no se encienden o falla todo lo eléctrico de la moto sin que sea culpa de la batería.
  • La moto se para después de poco circulando o no arranca.
  • El regulador está caliente al tacto.
  • La batería está sobrecargada.

Para comprobar el estado del regulador hay que comprobar las dos partes que lo conforman. Los diodos de la parte alta y los de la baja con un polímetro. Si se registran unos resultados de entre 0,6V y 1V, todo estará correcto. En caso de valores más altos o más bajos, tendremos un problema. Las dos partes se deben observar de forma individual.

Como apoyo al mantenimiento de esta pieza, se ha de tener la batería en perfecto estado. Así todo el circuito eléctrico funcionará correctamente. Que falle el regulador es raro ya que suele durar bastante. Generalmente su rotura se debe a un mal uso de la moto y al poco mantenimiento general de esta.

Reparación de motos: el catalizador

El catalizador es una pieza que se encarga de mantener un nivel de gases contaminantes de salir de la moto. Es una función muy importante y lo ideal es tenerlo siempre puesto. Muchas personas quitan esta pieza para ganar potencia en el motor, pero es mínimo lo que ganan por lo mucho que se pierde. Contaminar más de lo permitido puede conllevar multas tanto en carretera como a la hora de ir a pasar la ITV. Si el catalizador está roto, por lo general se suele cambiar todo el tubo de escape. El catalizador se encuentra al final y para sacarlo del lugar en el que se encuentra se ha de desmontar todo. También es una pieza que puede cambiarse por sí sola si quieres mejorarla y tener un filtro mejor que contamine menos. El rendimiento de la moto no cambia tanto como para jugársela con el medio ambiente. La reparación de motos consiste en que funcione perfectamente, y quitarle el catalizador lo anula parcialmente.

Además de las manos manchadas de grasa por reparar tu moto, también te puedes poner unas camisetas con el logo de Mujeres Moteras para acompañar el look de mecánica de motos.