Las llantas son una de las piezas que conforman el conjunto de las ruedas de una moto. Si por norma general solemos pensar únicamente en los tipos de neumáticos, hay que saber que también existen diferentes tipos de llantas, adecuados para cada uso particular. En este artículo te contamos lo que necesitas saber.

Qué son y qué tipos de llantas hay

Las llantas son la parte metálica de la estructura de una rueda. Giran en radial sobre un buje que se centra de manera perpendicular a la marcha. Sobre su parte externa es donde se colocan los neumáticos. Además, pueden venir con cámara o sin ella.

Los tipos de llantas que podemos encontrar son variados y han evolucionado mucho desde sus orígenes. Inspiradas en los carruajes, las primeras venían fabricadas en madera, aunque poco después comenzarían a usarse las metálicas. Servían para unir el buje interno donde se colocaban los cojinetes con el cerco, y tenían la forma de un aro metálico completo.

Para aliviar el peso y facilitar las tareas de montaje y de reparación, comenzaron a diseñarse otros tipos de llantas. En concreto, por radios cruzados hechos en acero y que se fijaban a través de cabezales de rosca por un extremo.

Finalmente, los tipos de llantas siguieron evolucionando hasta llegar a las de aleación. Que son las que se utilizan en las motos medias y las de alta cilindrada para carretera.

Una llanta para cada moto

A la hora de elegir entre los tipos de llantas disponibles, debemos prestar atención al modelo de moto que tenemos. Aquellas motocicletas que son de cilindrada baja no tienen unas necesidades altas de peso ni de dinamismo, por lo que podemos optar por llantas de radios y de cerco de acero.

Las ventajas de estos tipos de llantas es que son económicas pero lo suficientemente robustas. Además, son muy fáciles de montar y desmontar. Debido a los esfuerzos para la torsión y la flexión que son capaces de soportar sin quebrarse, son las que se suelen utilizar en las motos para campo.

Dado que las motos que se utilizan para circular por ciudad necesitan otra serie de prestaciones, se optó por diseñar unos tipos de llantas que fueran más ligeras pero más rígidas. No solo el asfalto es más duro, sino que se realizarían más kilómetros, por lo que se trataba de dos características imprescindibles.

Aquellos tipos de llantas más ligeros pueden llegar a girar a 3.000 rpm. En consecuencia, obtendremos estabilidad en la marcha pero dificultarán los cambios de dirección y la manejabilidad. Por el contrario, las llantas pesadas generan una inercia que aumenta el esfuerzo de la suspensión y los frenos. Para evitar los inconvenientes aparecieron las de aluminio.

Estos tipos de llantas no solo se utilizan para la competición, sino también en las motos de serie. Reciben el nombre de llantas de aleación ligera y unen el buje interior con los brazos que sustituyen a los radios y el cerco. El aluminio puede combinarse con magnesio y también usarse la fibra de carbono. Aunque esta última, por su fragilidad, solo la usaríamos para motos de competición.

Ahora ya conoces cuáles son los tipos de llantas y para qué moto se usa cada una de ellas. En cualquier caso, si deseas cambiar las que lleva tu moto, recomendamos que consultes en tu taller de confianza.