Vivimos un momento en el que cada vez somos más los que nos preocupa la calidad del aire que respiramos y por eso adoptamos medidas que puedan llevar a una mejora de las condiciones del medio ambiente. Por ese motivo, las motos eléctricas son el futuro.

Cada vez son más moteros y moteras las que se suben al carro de las motos eléctricas, y desde Mujeres Moteras queremos analizar un poquito el tema.

Lo primero que hay que considerar es que una moto eléctrica no tiene porqué ser peor que una moto normal de carburante, si no, que se lo digan a la legendaria marca Harley Davidson, que con su Project LiveWire busca posicionarse como líder de las motos eléctricas de lujo. Pero también hay otras marcas que se apuntan a lo sostenible, como BMW o Ducati.

Las motos eléctricas son vehículos que no emiten gases a la atmósfera ni hacen ruido, por lo que no son contaminantes en ninguno de estos planos. Es por esto por lo que son una manera de moverse de forma sostenible y eficiente.

Es un hecho que estos vehículos cuentan cada vez con más aceptación, tal y como demuestran los datos proporcionados por ANESDOR, la Asociación Nacional de Empresas del Sector Dos Ruedas, que muestran que solamente durante los 9 primeros meses del pasado año se realizaron 3559 motos eléctricas (un 142% más que el año anterior) y 1844 ciclomotores eléctricos (aumentando en un 68,4%)

¿Pero por qué se produce este auge de las motos eléctricas?

Por las muchas ventajas que proporcionan.

Para empezar, las motos eléctricas no usan un motor tradicional de combustión, es decir, no utilizan gasolina. Esto significa que no emiten gases contaminantes.

Por otro lado, al no usar un motor térmico, no emiten ruidos, y tampoco contaminan acústicamente. Y esta razón que te vamos a contar ahora te va a encantar: te vas a ahorrar dinero, de hecho hasta el 90% de los costes que tiene un ciclomotor de combustión común.

A ver, de inicio vas a tener que pagar un poco más en su compra, pero al no tener que recargar carburante a la larga ahorras dinero, y además, su mantenimiento también es más económico, al igual que ocurre con otros vehículos eléctricos como los coches. Hay estudios que afirman que rodar durante 100 km con una moto eléctrica tiene un coste inferior a 1 euro. Mola, ¿no?

Otra ventaja de usar una moto eléctrica es que con un vehículo no contaminante, como es el caso, tienes la opción de solicitar ayudas al Estado, sin contar con que no te va a afectar la restricción de circulación que tienen determinadas ciudades para vehículos que son contaminantes. Eso que te ahorras.

Por otro lado, aunque la autonomía de estas motos no es todo lo grande que se desearía a pesar de que las baterías han mejorado muchísimo, suele ser suficiente para hacer un uso más o menos intenso de ellas. Y además, la puedes recargar en casa o en cualquier punto habilitado.

¿Qué opinas tú? ¿Te plantearías comprarte una buena moto eléctrica para la carretera?