Sabemos que no hay nada como elegir la moto de nuestros sueños y conseguirla completamente nueva. Sin embargo, a veces tenemos que optar por una vía más económica y adquirir aquellas que ya han tenido propietario. Te contamos dónde podemos adquirir una moto de segunda mano barata.

Cómo elegir una moto de segunda mano barata

A la hora de elegir una moto de segunda mano barata, no solo importa el lugar que escojamos, sino que lo tenemos que valorar es que se encuentre en buenas condiciones y que su precio sea proporcional a estas.

Este tipo de motos suelen tener mala fama. Sin embargo, hay más transacciones de compra-venta por vehículos usados que nuevos, así que no está todo perdido. Simplemente debemos prestar atención a diversos aspectos. Estos no hacen referencia al estado mecánico, sino también a la documentación necesaria.

Si alguien va a vender su moto, es probable que no quiera invertir más dinero en reparaciones o puestas a punto. Por lo tanto, no debería sorprendernos si las pastillas de freno o los neumáticos de una moto de segunda mano barata se gastan con mayor rapidez que es una nueva. Investigar sobre el uso que se le daba, el mantenimiento y verificar sus piezas nosotros mismos es lo que podemos hacer.

Dónde comprar nuestra motocicleta

En lo que respecta a dónde podemos comprar una moto de segunda mano barata, la respuesta tampoco es unánime. Todo depende de los factores que ya mencionamos. En cualquier caso, si vamos a una tienda o acudimos a un particular, debemos centrarnos en los puntos siguientes.

Comprar en una tienda

Tal vez no sea el lugar más indicado para una moto de segunda mano barata, pero sí que nos suele dar más tranquilidad. En primer lugar, debemos valorar las opiniones o críticas sobre una tienda. La experiencia de otras personas es la mejor garantía. En cuanto a estas mismas, las tiendas están obligadas a darlas por ley, salvo que sean el intermediario de un tercero.

Verifica que cuentan con toda la documentación. Si compramos nuestra moto con la transferencia, hay que tener la precaución d conseguir un contrato o un recibo que especifique que la tienda se hace responsable de los problemas que puedan surgir. De lo contrario, nuestra moto de segunda mano barata puede salirnos bien cara. Sobre el precio, a veces podemos negociar; todo depende de la popularidad del modelo.

Comprar a un particular

Aunque no parezca, no tiene por qué ser la vía más indicada para conseguir una moto de segunda mano barata. Debemos comprobar en Internet el precio que se pide por un modelo en cuestión. En cuanto a la garantía, es difícil obtener una, pero es posible contratar un seguro mecánico, acordando quién lo paga.

Para la documentación, necesitaremos la ficha técnica, el permiso de circulación, el impuesto pagado, el contrato de compraventa con firmas y las copias de los DNI vigentes. Con ellos en mano, comprobaremos que la ITV se ha pasado, el número de chasis y que los datos son los del particular que nos ofrece la moto de segunda mano barata.

Por último, una moto de segunda mano barata dejará de serlo si tenemos problemas con Tráfico. Obtén un informe de la misma para comprobar los propietarios anteriores y si está libre de deudas o embargos.

Comprar una moto de segunda mano barata y de calidad no tiene por qué ser una tarea compleja si verificamos los aspectos que hemos mencionado.