Tras el parón de invierno, está a punto de empezar una nueva edición del Campeonato del Mundo de Supersport 300. Un campeonato que ganó, en 2018, la piloto Ana Carrasco.

Pero ojo, un parón solo para nosotros, los espectadores, ya que Ana, no ha parado de entrenar y preparase para mantener este 2019 su título mundial.

El pasado viernes tuvimos la suerte de acudir a la presentación oficial que se hizo en la tienda Motocard de Barcelona. Allí, Ana Carrasco, junto a su nueva Kawasaki Ninja 400cc, mostró a los medios su confianza en el duro trabajo hecho durante la pretemporada y en su nuevo equipo, el Kawasaki Provec Racing.

 

La categoría Súper Sport se creó en 2017 para fomentar el acceso a la competición de Superbikes de los pilotos jóvenes. Un primer escalón para las promesas del motociclismo. Este año, tendrá 9 citas de las que 2 se realizarán fuera de Europa.

 

Sin presión para un año en que la piloto Ana Carrasco porteará el número 1

Todo y que la piloto Ana Carrasco dice que este año es como empezar de cero, no siente presión ninguna. La moto es nueva, el equipo también y debe defender el campeonato conseguido en 2018, pero su porte es tranquilo, confiado y muy alegre. Está contenta y convencida de poder defender su posición.

Además, ahora que vive en Barcelona está mucho más cerca de su equipo, el Kawasaki provec Racing, que tiene la sede en Granollers, para poder trabajar codo con codo durante toda la temporada.

El mundial de Super Bikes cuenta con la piloto Ana Carrasco y otras dos pilotos más.

Tres mujeres participarán este 2019 en el mundial. La piloto Ana Carrasco y la piloto Beatriz Neila lo harán en la categoría de Supersport 300. María Herrera, que el año pasado disputó junto con Ana Carrasco el mundial de Supersport 300, ha dado el salto a Supersport.

Igualdad entre sexos en el campeonato del mundo de Superbikes.

Durante la presentación se habló de la igualdad entre hombres y mujeres. Una igualdad real en el que no hay distinción de sexo entre los pilotos. Son pilotos que luchan por ganar.

La propia Ana Carrasco dejó bien claro que ella no es diferente a un piloto hombre y que por tanto, la competición debe ser mixta y que gane el mejor.

En un mundo donde no está claro si la igualdad entre hombres y mujeres pasa por juntarnos en la misma parrilla o separarnos por sexos, la piloto Ana Carrasco es la prueba que decanta la balanza. No hay distinción, al menos en velocidad, entre hombres y mujeres. Y ambos sexos, con trabajo, esfuerzo, pasión y mucha lucha, son perfectamente capaces de ganar.

Las personas somos más o menos aptas, pero esas características que se necesitan para ser un campeón de superbikes, nada tienen que ver con el sexo.

2018 fue un año histórico. No solo porque ganó la piloto Ana Carrasco el título de SSP300, sino por que demostró, una vez más, que las mujeres son igual de válidas y capaces de conseguir un campeonato.

¿Qué sucederá este 2019?