Se han superado las inscripciones de años atrás en la participación femenina en el Dakar. Este 2019 hay 17 aventureras que se han atrevido a enfrentarse a las dunas peruanas del rally más exigente del mundo. Siete de ellas en la categoría de motos.

2019 ha comenzado con una de las mejores noticias para el motociclismo femenino. Nada menos que 17 participantes hay en el Dakar de este año, de las cuales siete competirán en la categoría de motos. Esto supone un incremento importante y una progresión del papel de la mujer en uno de los campeonatos de mayor nombre de la disciplina del motor, ya que esta carrera es considerada como el rally más exigente del mundo.

Por primera vez en la historia del Dakar, este se ha llevado a cabo en un único país, Perú, que acoge las 10 etapas, con jornada de descanso entre medias, que dura este campeonato. 10 pruebas de superación a las que las siete moteras decidieron querer enfrentarse para seguir haciendo historia en este deporte.

En rasgos generales destaca la amplia participación femenina en esta carrera, la más alta de su historia. Pero, sin embargo, todavía dista mucho de la masculina, acostumbrada a ocupar a plenitud este mundo. Un total de 534 participantes fueron inscritos, lo que deja unos números asombrosos. 517 chicos y 17 chicas crean unos porcentajes del casi 97% del sexo masculino y algo más de un 3% de intervención femenina. Aunque, eso sí, es para estar contentos en cuanto a que los datos se han mejorado con respecto a los últimos años.

Datos de la participación femenina en el Dakar: Ocho mujeres más que hace dos años

En 2015 tan solo hubo 11 inscritas, cifra que cayó en las dos siguientes ediciones. 2016 apenas contó con 10 mujeres, una más que en 2017, la edición más baja de los últimos tiempos. Sin embargo, desde entonces parece que la cosa se va levantando poco a poco y si en 2018 hubo 13 mujeres que se atrevieron a desafiar al Dakar, en este 2019 los números han seguido creciendo y ya solo en la disciplina de motos hay un total de siete inscripciones.

Estas siete competirán contra los 142 hombres que hay apuntados en su categoría, la de mayor envergadura en esta edición. De todas ellas podemos destacar a la ídolo española Laia Sanz. Una de las más experimentadas en el Dakar. Una mujer referencia de la participación femenina en el Dakar.

Con 33 años recién cumplidos, la catalana Laia Sanz, es una gran campeona en varias disciplinas relacionados con el motociclismo. Trece veces ganadora del Mundial de Trial femenino y cinco del Mundial Enduro femenino, la española es la gran referencia de las motos en este 2019, donde afronta su novena participación. En 2010 se enfrentó por vez primera a este rally en el que ha marcado una época siendo la mujer más exitosa gracias a sus ocho trofeos como mejor participante femenina. Además, en 2015 logró la mejor clasificación de la historia de una mujer en el Dakar, cuando terminó novena en la clasificación general, lo que le deja como la mejor candidata para gastarse los bonos de bienvenida de las diferentes casas de apuestas, ya que, como ya ha demostrado, es capaz de pelear con los mejores.

Laia Sanz es la referencia

Laia Sanz enseña el camino de la constancia y la perseverancia al resto de moteras que sueñan con presentar batalla este año. Su ilusión y su fortaleza mental le permiten llegar a donde nunca antes se había pensado que podría llegar y batirse a sí misma en más de una ocasión.

participacion femenina en el dakar, laia sanz, motociclismo femenino, deporte femenino

«Dakar 2013» by Chile_Satelital (CC BY-ND 2.0)

Otra española tomó la salida el pasado 7 de enero en Lima. Sara García, zamorana, que se ha convertido en la primera mujer en participar en la categoría de Original, lo que quiere decir sin ayuda. Esto supone una complicación extra para un rally tan duro como este. Un reto más que notable para la piloto de Yamaha, que, sin embargo, lo acepta con optimismo.

10 largas etapas llenas de dunas, barro y tierra serán el camino hacia la gloria de la española que, seguramente, esté contenta con lograr su objetivo de terminar, ya que debido a las condiciones en las que participará esta meta será más complicada que de costumbre. Eso no quiere decir que no vaya a pelear como la mejor y a dar el máximo de sí misma, como ya ha dejado ver en los primeros días.

Una de las rivales más duras con la que tendrá que competir Laia Sanz es Mirjam Pol. Holandesa de 35 años con familia motera, es una de las mujeres con mayor trascendencia en el Dakar. Afronta su séptima participación, aunque estas no han sido de forma continuada, pues las cinco primeras fueron de 2006-2011 y fue el año pasado cuando decidió retomar este rally. Campeona en una ocasión en la clasificación femenina, esta competidora será una de las rivales a batir por la catalana, que está un punto o dos por encima suyo en condiciones normales.

Dos aventuradas correrán la categoría Original

La siguiente en la lista de la participación femenina en el Dakar es Anastasiya Nifontova, la otra valiente que se ha atrevido con el Dakar Original. Será la única rival y amiga para Sara García, pues a la vez que van compitiendo y salvando los obstáculos que la carrera les tenga preparados, tendrán que enfrentarse y tratar de superarse para lograr terminar las 10 etapas, hecho que ninguna fémina ha conseguido jamás. Eso sí, la rusa cuenta con la experiencia de haber participado en la edición del 2017, por lo que parte con una ligera ventaja de conocer los entresijos de este campeonato.

También estará Gabriela Novotná, checa que fue protagonista como una de las imágenes más curiosas y bonitas del Dakar 2018. Tras una caída con su moto casi salió atropellada por un coche que venía por detrás, pero finalmente esta logró salvarlo y el piloto le ayudó a poner en marcha su moto para que Gabriela pudiera continuar su carrera.

Gianna Velarde pondrá el sabor peruano a la edición más especial para este país, el único en donde se corre este rally. La piloto local se estrenará en el Dakar y será la primera mujer de Perú en participar en esta carrera. Su historia de superación y pelea constante, pues superó un cáncer a los 15 años, le convierten en todo un ejemplo para cualquiera y tiene como su principal objetivo acabar las 10 etapas del recorrido.

Suany Martínez no pudo comenzar por una lesión

Por último, la séptima y última mujer en apuntarse a esta 40ª edición fue la boliviana Suany Martínez. Sin embargo, una lesión que arrastra desde hace tiempo le impidió tomar la salida de Lima. Su participación femenina en el Dakar se queda solo en la inscripción. Se tendrá que posponer al menos por un año más.

Estas son las valientes que han decidido afrontar el doble reto de vencer al Dakar y competir en un deporte claramente dirigido por el hombre. La participación femenina en el Dakar aumenta. Y aunque las marcas apuestan, en su mayoría, por pilotos masculinos antes que femeninos, el futuro está por ver.

Las dunas y la tierra de Perú y sus 10 etapas prometen ser muy duras para las seis moteras y 16 mujeres totales que pudieron comenzar en Lima este rally. Un examen casi constante de fortaleza mental y superación que han de conseguir superar para lograr el éxito de terminar esta carrera tan exigente, lo que abriría aún más las puertas a nuevas candidatas a participar en el Dakar. Mejorar la participación femenina en el Dakar es, sin duda, el gran objetivo a corto plazo para sus organizadores.