Como dice el refrán, siempre hay una primera vez para todo, incluso para conducir una moto. Es muy común que al llegar el verano, muchas personas prefieran la moto al coche por muchos motivos, pero lo que hay que tener en cuenta es una serie de cuestiones antes de subirse a lomos de tu máquina, sin importar la cilindrada que sea, y conducir una moto

¿Qué tener en cuenta antes de conducir una moto por primera vez?

Debes pensar que el motorista no lleva la protección que tiene en el coche, si tiene un accidente, no hay un coche que lo proteja. Es por este motivo por el que tiene que tener mucha más prudencia y cuidado, no debe confiarse jamás, y estar siempre atento a cómo se mueven los demás vehículos tratando de anteponerse a los otros.

Naturalmente, observar todas las normas de circulación es fundamental para no tener problemas.

Otra cosa que muchos motoristas noveles olvidan es que en una moto el equipamiento que uses puede ser crucial en caso de accidente, pues es lo que protege su cuerpo de caídas o posibles lesiones.

Por ejemplo, el casco es el principal aliado del motorista cuando va a conducir una moto, pues es lo que protege la cabeza, pero también son importantes los pantalones, una buena chaqueta, las botas y los guantes. Estos elementos deben cumplir con todos los estándares de calidad: el casco debe contar con homologación y ser cómodo, las chaquetas deben ser de piel y de colores llamativos para que los demás vehículos nos vean, las botas deben contar con protecciones y no llevar cordones, y los guantes tienen que ajustarse perfectamente a la mano.

Motorista novel, conduce con precaución

Si ya de por sí, cualquier conductor debe circular por la carretera siempre con precaución, en el caso del motorista que coge un moto por primera vez es mucho más importante. La prevención es imprescindible para no tener accidentes, y por ello es imprescindible que estés siempre atento a la circulación y a cómo actúan los otros vehículos. También debes señalar bien los giros y asegurarte de que puedes hacer bien los cambios de carril, para que otros conductores te vean y no quedes oculto en sus ángulos muertos.

Como dicen los expertos, la precaución es la mejor protección que puedes llevar en una moto, sin importar la cilindrada que tenga.

La experiencia se va adquiriendo poco a poco

Es normal que si es la primera vez que montas en moto te veas un poco torpe e inseguro, pero eso es algo que conforme vas rodando se va yendo. No obstante, si tienes la oportunidad, no está de más que hagas algún curso de formación para ir cogiendo ese rodaje que necesitas y ver fallos que estás cometiendo y que no deberías.

Coge la moto al principio en trayectos cortos y que conozcas, para que no tengas demasiados problemas, y ve aumentando tu radio poco a poco a medida que te vayas sintiendo más seguro.