Día soleado, visibilidad total y asfalto seco. Un día aparentemente perfecto para circular en moto, hasta que te cruzas con una raya blanca de señalización vial.

Hace unos días, un amigo me envió este vídeo. Hasta entonces, pensaba que las rayas blancas de las señalizaciones y los pasos de cebra sólo eran peligrosos en mojado. Sí que me había encontrado alguna vez que al salir de un semáforo la rueda trasera había hecho un pequeño latigazo, pero me había culpado a mí misma por ser demasiado generosa con el gas en la salida. Y como procuro por todos los medios no pisarlas jamás, no era del todo consciente de su peligrosidad también en seco.

Siempre vamos pendientes de la gente que cruza sin mirar, los coches que “nunca nos ven”, los animales que cruzan en las carreteras o cualquier porquería que haya sido tirada a nuestro paso, como bolsas, paquetes de cigarrillos, latas y alguna que otra botella, pero las rayas de seguridad vial son otro peligro constante.

Ya durante los años 2003-2007 gastó el dinerito público en un estudio sobre nuestra siniestralidad que dio lugar a un Plan Estratégico con 36 medidas que supuestamente iban a  protegernos mejor.

Señalización vial, un peligro constante

Una de ellas era el uso de la pintura antideslizante para las señalizaciones viales, cosa que no se hace en prácticamente ninguna parte. Doy por supuesto que a los Ayuntamientos les sale más rentable que patinemos y nos caigamos, que gastarse más dinero utilizando una pintura mejor.

El año pasado, y en vista que los Ayuntamientos y las administraciones competentes se pasaban por el forro la elección de las pinturas, se propuso el eliminar de los pasos de cebra una de las rayas, de manera que los motoristas podríamos pasar cómodamente sin pisarlas.

¿Era la medida adecuada? Yo creo que no, pero algo era algo. ¿Se ha hecho? Tampoco.

En este caso no es el paso de cebra, es la flecha que indica la dirección de la vía, que justamente está en el centro del carril así que si quieres no pisarla tienes que ir o muy cerca del bordillo (riesgo de suciedad y gente) o muy cerca del otro carril (riesgo de un coche que no te va a ver…).

En definitiva, que muchas palabras y propuestas populistas que quedan en nada, y mucho dinero gastado en controles de potencia, papeles, itv y chorreces similares.