¿Qué es lo que nos ayuda a ser un mejor piloto? Como en todas las cosas de esta vida la perfección implica la combinación de dos elementos clave; La formación y la práctica.

Podemos autoconvencernos que seremos estupendos pilotos callejeros si hacemos muchos kilómetros. Porque tenemos la convicción que para ser buenos en moto, con solo practicar es suficiente.

Puede que pensemos que con los consejos que nos dan los amigos, es suficiente también para mejorar. Pero los amiguitos normalmente tampoco son pilotos profesionales y han aprendido a base de kilómetros. Y aunque lo sean, deberemos valorar en qué entorno nos están dando la lección.

Si nos están enseñando en un circuito en el que nos pueden ver cómo pilotamos será mucho más productivo que si nos han visto 5 minutos mientras íbamos a desayunar.

Lo que sí que es verdad, es que nosotros no nos vemos cuando pilotamos y muchas veces pensamos que llevamos una postura que es correcta, cuando no lo es. Que trazamos las curvas de una determinada manera, cuando lo hacemos de otra. Y visto desde fuera, es mucho más fácil detectar ciertos errores.

Salir en moto cuando llueve ayuda a ser mejor piloto

No es verdad. Salir en moto cuando llueve es una temeridad. Las ruedas están diseñadas para expulsar ciertas cantidades de agua. Algunas ruedas en mayor cantidad que otras. Pero la adherencia global de la rueda baja y el riesgo a patinar en una frenada o en una simple trazada aumenta.

También disminuye la visibilidad. La nuestra y la de los demás conductores de la vía.

Si lo que queremos es aprender a ser más suaves con la moto. A conducir más finos. A frenar con más control. Y a ser más habilidosos con la lluvia, lo adecuado es aprender en un circuito. Pero salir en moto con lluvia para mejorar nuestra conducción es un absurdo peligroso.

Salir en moto en invierno ayuda a ser mejor piloto

Desde mi punto de vista, esta es otra frase algo absurda que he oído alguna vez. En invierno las carreteras están muy frías y nuestros neumáticos también. Además, puede haber zonas húmedas y restos de sal.

Todos estos elementos, frío, humedad, sal, etc. disminuyen la adherencia de nuestras ruedas, que además, pueden que no estén trabajando a su temperatura óptima.

Cómo ser mejor piloto

Para ser mejores pilotos debemos recibir formación constante de profesionales. Es muy caro y la gran mayoría no podemos estar todos los fines de semana aprendiendo, pero sí podemos hacer, al menos un curso al año. El resto del tiempo, con lo que nos hayan dicho los profesores que debemos corregir o mejorar, practicaremos.

El mejor sitio para practicar conducción siempre es el circuito. No vienen vehículos en dirección contraria. No tenemos obstáculos peligrosos como árboles, bordillos o guardarrailes. Y si nos caemos, tenemos una ambulancia preparada para que nos atienda.

Pero si somos moteros de carretera, sin cometer infracciones ni negligencias, también podemos practicar cualquier día de ruta. Estar pendientes de qué hacemos y cómo lo hacemos. De trazar correctamente y controlar nuestra postura y nuestra mirada.

Con el propósito de mejorar cada día, lograremos ser mejores pilotos.