Las motos antiguas son un bien muy preciado para muchas personas. Además de su estilo particular, tienen la capacidad de transportarnos a épocas pasadas. Por lo que conservarlas, nos hace mantener vivo ese recuerdo. Si tienes la suerte de contar con una en casa, hoy te explicamos cómo colocar recambios de motos clásicas.

Dónde podemos adquirir recambios de motos clásicas

La reparación de una moto o de un vehículo en general, es un trabajo que tiene cierta dificultad. Cuando se trata de motos antiguas, esta puede ser aún más, ya que los recambios de motos clásicas pueden ser difíciles de conseguir.

En muchas ocasiones, un recambio más moderno puede servirnos. Sin embargo, si se trata de una pieza de la parte visible, esta afectará a la imagen total de la moto, por lo que debemos buscar aquellas que vayan acorde y que respeten la estática de la misma.

Por suerte para quienes cuentan con estas joyas, existen algunas tiendas especializadas en las motos antiguas. Además de disponer de motocicletas, son el lugar perfecto para encontrar recambios de motos clásicas muy específicos. Suelen ofrecernos también el servicio de reparación. La ventaja de estos establecimientos es que no solo nos disponen de un stock variado, sino que son tiendas de confianza.

Si no contamos con una de estas tiendas cerca de casa, podemos conseguir los recambios de motos clásicas en Internet. Algunos de estos establecimientos cuentan ya con páginas web en las que adquirir las piezas. Así, también podremos hacer una comparación de precios.

Por último, para conseguir recambios de motos clásicas nos queda la opción de contactar a particulares propietarios. Quizás haya alguien que vende piezas o una moto como la nuestra a un precio reducido.

Cómo colocar los recambios de motos clásicas

Tanto si llevamos tiempo sin utilizar nuestra motocicleta como si la avería ha tenido lugar recientemente, es conveniente realizar una limpieza de la misma. Además de agua y jabón no agresivo, podemos utilizar algún producto desengrasante para que la moto quede bien limpia.

Cabe decir que previamente a la adquisición de piezas, debemos haber verificado que con la sustitución de las mismas, la moto volverá a funcionar. Algunas averías no se solucionan únicamente con recambios de motos clásicas, sino que es necesario realizar algún trabajo de mecánica.

Habrá que arrancar la motocicleta, acelerar y hacer una inspección de las diferentes partes que la componen. Los neumáticos, la transmisión, la conservación de los tornillos y tuercas, etc. Todo ello afectará a la colocación de los recambios de motos clásicas.

En general, lo más recomendable para los recambios de motos clásicas es desmontar la moto en sí. De esta manera podremos verificar con exactitud el estado de las piezas y lo que habrá que cambiar. Puesto que es muy probable que no tengamos un manual, debemos tomar nota de cómo hemos desmontado todo. Así nos evitaremos problemas para el posterior montaje con los recambios de motos clásicas.

Aunque suelen dar más trabajo que las motos actuales, conseguir recambios de motos clásicas para continuar alargándoles la vida es algo que merece la pena. Estas joyas son cada vez más difíciles de encontrar, por lo que se convierten en todo un tesoro.