Rodar en circuito es una experiencia completamente distinta a hacerlo en carretera, ya sea en cuidad o en rutas por vías secundarias. Lo que hace especial correr en circuito es que ahí solo estás tú, la moto y el asfalto. No vamos a entrar en si una experiencia es mejor que la otra, aunque podéis leer sus respectivas ventajas y desventajas en este artículo que hicimos el marzo pasado en Mujeres Moteras. Pero sí creemos que toda motera debe rodar al menos una vez lo que es rodar en un circuito. Y, para eso, os ofrecemos esta pequeña guía con las directrices básicas al conducir una moto en circuito por primera vez.

Ten la documentación adecuada

Esto que puede parecer algo muy obvio, pero olvidarte la documentación que necesitarás es una de las maneras más estúpidas de arruinar una tarde de tandas en circuito. Para rodar en circuito no es necesario de licencia de conducir o papeles de tu moto pero sí es indispensable hacerte un seguro sanitario. Este es especial para esta actividad y en los mismos circuitos se suelen emitir de tipo diario. Si luego te aficionas a rodar en circuito, aquí en Mujeres Moteras también emitimos seguros anuales.

Adecúa tu moto

Lo segundo que debes tener preparado antes de ir al circuito, es tu moto. Lo principal es la revisión general: asegurarte de que está todo en regla. Pero para rodar en circuito también es de suma importancia una revisión específica de los neumáticos, y comprobar que el modelo es adecuado para ello. Es recomendable, de hecho, montar unos de circuito aunque para una ronda de tandas puntual tampoco es indispensables. Repasar los frenos, niveles y kit de transmisión tampoco está de menos.

 

Comportamiento en pista

Una vez en el circuito es ideal dar una o dos vueltas para calentar. Los neumáticos los necesitan, ya que el asfalto de un circuito es distinto al de una carretera -por muy buen pavimentada que esté- y tienen que coger temperatura. Pero también deberán calentarse el motor y uno mismo, porque es el momento de preparare para lo que está por venir.

Conduce como siempre

Ya estás rodando y te pasa por la cabeza el pensamiento de que esto es muy distinto a circular en carretera. No pienses en eso. Existe la creencia de que conducir en circuito implica rodar a mucha velocidad, pero nadie espera eso de un primerizo. Al contrario, lo adecuado es comenzar rodando igual que harías en carretera abierta. Poco a poco podrás ir poniendo a prueba tus límites y podrás empujar más tu moto.

Prueba el curso de conducción en circuito

Si no has entrado nunca en circuito, la opción del curso es la más recomendable. Te explican las normas tanto dentro como fuera de la pista y te ofrecen la guía de un monitor experimentado. Te dará unas pautas para corregir la postura, te enseñará las trazadas y te ayudará a buscar los límites de la moto. Además, suelen haber cursos adecuados al nivel. Hace un año ya hablamos bastante de sus ventajas en un detallado artículo, de hecho.

Y eso es todo. Esperamos que con estos cinco consejos y guías te puedas sentir más a gusto en el momento de dar el salto a rodar en un circuito.