Las motos de tres ruedas son cada vez más populares en muchas ciudades, no solo de España sino también de Europa. El motivo principal es que resultan muchos más estables y manejables a la hora de conducir. ¿Conoces todas sus ventajas?

Los beneficios de las motos de tres ruedas

Como su nombre indica, las motos de tres ruedas se diferencian de las convencionales en que cuentan con tres neumáticos en vez de dos. Son así, una opción perfecta para quienes desean pasarse al mundo de las motos pero no cuentan con la seguridad para maniobrar con ellas. También, como primerizos, nos permiten familiarizarnos con este tipo de vehículos antes de buscar modelos más deportivos de dos ruedas. Vamos a conocer a continuación cuáles son todas las ventajas que nos ofrecen.

No necesitamos un carné específico para motos de tres ruedas

Una de las ventajas principales de las motos de tres ruedas es que no necesitamos sacarnos el carné de moto para conducirlas. Con el permiso tipo B para coches podremos circular con ellas siempre y cuando sean hasta 125 c.c, así como las que son consideradas triciclos sin tener en cuenta su cilindrada.

Mayor comodidad en la conducción

La dinámica de las motos de tres ruedas es muy similar a las de dos, aunque pueda parecer lo contrario. No obstante, su tamaño nos ofrece unos centímetros extra que las convierten en vehículos de mayor comodidad a la hora de circular. Tanto para movernos por la ciudad como si tenemos que desplazarnos por carretera en trayectos más largos. Además, su estructura más amplia aumenta la sensación de seguridad al conducir.

Mayor estabilidad

Este es probablemente el motivo principal para decantarnos por las motos de tres ruedas. Frente a los coches, las motos nos permiten sortear obstáculos y realizar adelantamientos con mayor facilidad, ahorrando tiempo y largas colas. Estas maniobras implican un cierto riesgo, y afectan a la sensación de estabilidad sobre la moto. Al circular sobre tres, tanto los adelantamientos como los baches o el alcantarillado nos afectan en menor medida.

Facilidad para maniobrar

Las curvas representan la diversión sobre dos ruedas, pero para alguien con menos experiencia o simplemente con una pasión por el riesgo menor, pueden ser un inconveniente. Las motos de tres ruedas resultan más fáciles de conducir y en este tipo de situaciones, gracias al punto de apoyo extra, se reducen las posibilidades de una caída por las pérdidas de equilibrio.

Sistema de suspensión más eficaz

Las motos de tres ruedas son más pesadas que las convencionales, por lo que necesitan un sistema de frenos más potente. En el caso de producirse una frenada brusca, deben responder con firmeza y sin deslizarse. Asimismo, la suspensión y la estabilización delantera permiten detener la moto sin necesidad de apoyar los pies en el suelo. Una ventaja para aquellas personas de menor tamaño.

Frente a todas las ventajas que nos ofrecen las motos de tres ruedas, hay que mencionar que debido a su mayor tamaño no siempre es posible adelantar tal y como lo hacen las motos convencionales. Aunque no tiene por qué suponer un problema, si es un aspecto a tener en cuenta antes de dar el paso de adquirir una.