Por lo general, en España, en temas meteorológicos, no podemos quejarnos mucho a la hora de conducir en moto. No puede compararse con lo que se vive en los países nórdicos, con casi su permanente clima frío y húmedo. Por supuesto, el otoño es lo que es y, además de preocuparnos de todo lo que esta estación implica, también está el hecho de conducir en moto con lluvia. Sacar la moto en días lluviosos tiene una ventaja tentadora: puedes escurrirte entre los atascos y evitar muchos embotellamientos. Sin embargo, si de por sí circular sobre dos ruedas es más delicado, no digamos bajo el agua, con menor visibilidad, asfalto deslizante, humedad, y mucho más.

Por eso es muy importante tomar medidas especiales de precaución cuando al conducir en moto con lluvia. Y hoy vamos a daros unos cuantos consejos al respecto.

 

Adoptar la posición correcta

La posición en la moto bajo la lluvia es más importante de lo que puede pensarse. Cuando llueve el agarre del asfalto se reduce, por lo que no es recomendable inclinarse mucho. Para ello, nuestro mejor consejo es desplazar el cuerpo al interior de la curva de forma suave y moverse lo menos posible del asiento. Buscad la mejor postura, aquella en la que tengáis un buen campo de visión y mantenedla. De este modo, también evitaréis que os entre agua.

Frenar y acelerar cuándo y cómo toca

Cuando nos encontramos con agua, lo mejor es acelerar y frenar lo menos posible. Esto es porque, en estas circunstancias, los neumáticos de la moto van a sufrir más y perderán más agarre. Aunque, evidentemente, no se puede conducir con moto, en lluvia o no, sin frenar o acelerar. Por esto, si vuestra moto cuenta con sistema ABS estáis de suerte, porque tendréis menos de lo que preocuparos. Al resto de moteras, nuestro consejo es frenar con suavidad, sobre todo al inicio, y luego apretando poco a poco.

Distancia de seguridad, más importante que nunca

La distancia de seguridad es siempre importante, pero cuando llueve más y nuestro consejo es doblarla. Con esta simple medida obtendréis dos beneficios: por un lado, aumentar el tiempo para reaccionar ante cualquier sorpresa y, por otro, evitar que os salpique el agua de las ruedas del coche que os preceda. Poder anticiparse a los movimientos del resto de conductores es algo clave, y en los días de lluvia es mucho más difícil. También os será de gran ayuda para poder evitar otros elementos peligrosos en estos días: hojas mojadas y caídas sobre el asfalto, charcos de agua o rejillas de ventilación, entre otros.

Aquaplanning al conducir en moto con lluvia

El aquaplanning es un efecto del que generalmente se habla en los coches, pero la verdad es que también puede afectar en las motos. Cuando esto sucede, se pierde el control de la rueda delantera o, en ocasiones, de ambas. Aunque sea menos frecuente también nos puede ocurrir y, en este caso suele suponer, sí o sí, una caída.

¿Sabías que conducir en moto con lluvia o en invierno te hace ser mejor piloto? En este artículo te lo explicamos.