Frente a los duros inviernos, las protecciones siempre son pocas. Además de las prendas de ropa preparadas para el frío y la lluvia, podemos encontrar en el mercado ropa de moto calefactable. ¿Habías oído hablar de ella?

Qué es la ropa de moto calefactable

Desde hace ya algunos años tenemos disponible la ropa de moto calefactable. Para que nos entendamos, se trata de prendas de ropa que funcionan como si llevases calefacción incorporada. En realidad, la llevamos.

La ropa de moto calefactable tiene un funcionamiento muy particular. Generalmente, se habla de accesorios, aunque también hay prendas en sí, que conectadas a fuentes de alimentación, son capaces de generar calor, como chaquetas.

La energía que la ropa de moto calefactable tiene es extraída directamente de la moto. De esta manera, es capaz de generar calor por sí misma, algo que la ropa normal no puede hacer. Son prendas eléctricas que van conectadas a la batería de la moto o que tienen una conexión propia independiente.

Como podíamos imaginarnos, el gran inconveniente que presenta la ropa de moto calefactable es el precio. Además de esto, se precisa en muchos casos de una instalación para poder conectarlas a la batería. No obstante, son la mejor solución que existe contra el frío.

Por este motivo, la ropa de moto calefactable es ideal para quienes deben realizar viajes largos en temporadas de frío intenso. En cualquier caso, si podemos permitirnos estas prendas y no queremos pasar frío, sus ventajas son innegables. No hay nada más incómodo que tener que conducir tiritando y con las manos congeladas. ¡Y además es peligroso!

Cómo funciona la ropa de moto calefactable

En algunos tipos, la ropa de moto calefactable incluye baterías recargables, por lo que no se requiere instalación. Lo más común, no obstante, es conectar el cable que traen a la batería de nuestra moto.

En primer lugar, se desconectan los cables. Hay que recordar la polaridad de estos; el negro es el polo negativo y el rojo el positivo. Después conectamos el cable de la ropa de moto calefactable a los bornes, teniendo en cuenta la polaridad, y volvemos a conectar los del sistema eléctrico de la moto. Deben quedar bien sujetos. El cable de la conexión debe estar también resguardado de la lluvia.

Podemos utilizar un cable con forma de Y para conectar a la batería más de un dispositivo. Aunque antes conviene comprobar que contamos con suficiente potencia. De igual modo, antes de colocarnos la ropa de moto calefactable, verificaremos que funciona correctamente.

Si estamos pensando en adquirir ropa de moto calefactable, conviene saber que generalmente está diseñada para llevar otra prenda debajo. Debido a los materiales que se emplean o a las características de estos, pueden resultar molestos o rozarnos la piel.

Por otra parte, deben incluir instrucciones de uso así como la homologación pertinente europea. Si incluye el símbolo de la letra E curvada se trata de una prenda o accesorio fiable. También debemos asegurarnos de que nuestra moto podrá soportar la instalación del dispositivo. Además, si la realizamos de forma incorrecta, podemos averiar todo el sistema eléctrico de la moto.

Nuestras necesidades de cara al frío son diferentes para cada persona, ya que la tolerancia al mismo varía. Visita nuestra tienda online y echa un vistazo a todas las prendas que tenemos para afrontar la próxima temporada. ¡Ya no volverás a pasar frío!