El pasado lunes 01 de agosto de 2017 falleció en un accidente en moto la famosa instagramer rusa Olga Pronina. Una instagramer motera que acumulaba más de 180.000 seguidores y que era muy famosa por hacer acrobacias con su moto mientras lucía escasa de ropa.

La motera tenía actualmente 40 años y siempre salía circulando por la autopista con una moto de alta cilindrada, con vestidos, en ropa interior o similar.

Parece ser, según fuentes internacionales, Olga Pronina perdió el control de su moto mientras circulaba y se estrelló contra un guardarrail a gran velocidad. La moto quedó destrozada y lamentablemente ella también. Falleció en el acto.

Quizás el ir vestida de moto con ropa adecuada y protecciones no hubiese servido de nada. Posiblemente, a las velocidades a las que circulaba era inevitable que el impacto contra el guardarrail acabara con su vida. Pero si hubiese habido alguna probabilidad de simplemente deslizarse por el suelo, al ir prácticamente sin ropa se esfumó.

Por otro lado, la policía sigue buscando el móvil con el que supuestamente se estaba grabando mientras conducía. Quizás si lo encuentran puedan saber el motivo del accidente.

Olga Pronina había escrito en sus redes algo que muchos pensamos.

Gracias por no fallarme nunca, por hacer mejores mis noches solitarias, por ayudarme a olvidar los problemas de mi vida, por entrenar mi cuerpo y mi cerebro. Gracias por regalarme libertad”,

Nos encanta este deporte y muchos de nosotros sentimos algo parecido por nuestras motos. Sentimos que ellas nos hacen felices. Nos llenan de emoción. Nos hacen disfrutar de la vida y olvidar los problemas. Pero también nos hacen llorar y sufrir.

La instagramer Olga Pronina, conocida por muchos como la Reina de las motocicletas, ha dejado una huérfana de escasos 16 años.

Los accidentes son eso, accidentes. Pero debemos ser conscientes del riesgo que corremos. Debemos llevar ropa de protección. No distraernos durante la conducción y sobre todo, tener cuidado con la velocidad y con las infracciones. Burlarnos de la muerte es absurdo.

Al final, ella siempre gana la partida.