Si os acabáis de sacar el carnet de moto y ya habéis comenzado a conducir, es posible que estéis preparados para todo menos para una cosa: la ITV. Para muchas conductoras noveles, no solo las noveles, son muchas las dudas que ésta genera. ¿Cuándo hay que pasarla? ¿Qué van a revisar? ¿Qué documentos debemos traer? Realmente, pasar la ITV no es un proceso muy tedioso ni complicado, si todo está en regla. Así que, para aseguraros de ello, leed este artículo y así estaréis bien preparadas cuando llegue el momento.

¿Cuándo debemos pasar la ITV?

Lo primero y más importante es saber que conducir con la ITV caducada no es solo algo que nos puede poner en problemas con las autoridades. También, en caso de incidente, el seguro deja de hacerse cargo de los gastos. Así que no hay que jugársela, cuando toca, toca. ¿Y cuándo toca? Justo pasados dos años de la anterior revisión, y ni un día después. Eso de que hay un mes adicional es un mito.

itv

¿Cómo se pide cita?

La forma más cómoda y rápida de coger hora para pasar la ITV es pedir cita previa. Esto puede hacerse de forma física, acercándose a la estación dónde tengáis pensado pasar la inspección. Pero también, de forma mucho más cómoda, podéis pedir cita previa por internet.

¿Qué tipo de resultados se puede obtener?

El mejor resultado que se puede obtener de la ITV es, evidentemente, que vuestra moto sea apta. Pero, durante la inspección, es posible que se encuentren algunos defectos. Esos, a su vez, pueden variar en tres grados. Los defectos leves no afectan a la seguridad del vehículo o el medio ambiente, y no aceptan negativamente al resultado. Luego están los defectos graves y los defectos muy graves, que tienen un efecto en las condiciones de la moto y son motivo de no pasar la inspección.

¿Qué documentación van a comprobar?

Para poder pasar la inspección de la ITV correctamente son necesarios el permiso de circulación de la moto y la tarjeta de la ITV. Ambos documentos serán revisados y ya en ellos se pueden encontrar defectos. Los datos de marca, número de bastidor, matrícula y denominación de la moto deberán coincidir con los que figuran en la documentación o podrá implicar una falta grave.

¿Qué van a revisar de la moto?

Tras la documentación llega el momento de la revisión de la moto en si. Se comienza por una comprobación visual del chasis y de la carrocería. Luego se revisan los retrovisores y la comprobación de los neumáticos, una de las pruebas en las que más hincapié hace la ITV. Se revisarán luego el correcto funcionamiento del alumbrado así como de la frenada. Y, finalmente, la medición de los gases y del ruido que emite.

¿Y si no paso la ITV?

Cuando existen defectos graves, la motocicleta solo podrá ser trasladada para llevarla al taller. Si se anota al menos un defecto muy grave, la moto no podrá circular y el traslado hasta el taller tendrá que realizarse por medios ajenos al propio vehículo. En ambos casos, se dispone de un máximo de dos meses para repararla y volver a pasar la inspección.